Stefano Sandonà

El místico número ocho y el símbolo del infinito han inspirado este butaco con una forma esencial y continua, capaz de renovar la estética de todo tipo de espacio. Disponible en versión giratoria fija y giratoria con ajuste de altura, oculta el botón de ajuste integrado en el cuerpo.